La Última Carta que Escribió Isabel Aparicio

Imagen

ZUERA, 14 DE DICIEMBRE DE 2013

Queridos compas:

¿A que mis cartas siempre son una sorpresa? ¡Qué menos que dos cartas al año…! Y como éste ya se está acabando, tengo que darme prisa.
¡Qué niebla y qué frío! Hasta hace poco no funcionaba la calefacción y ya sabéis lo que eso significa para la situación física. Ahora, aunque escasa, algo mitiga el frío y la humedad. Pero bueno, hoy no voy a hablar de enfermedades. Ya vale con el escrito-denuncia que Manolo redactó hace unos meses y que tituló: “Un lento proceso de exterminio físico”, así que hablaremos de otros temas que están presentándose muy interesantes dentro de la actual coyuntura política en la que estamos inmersos.
Uno de ellos es el de la alianza con EEUU y su bloque; tema que, desde luego no es nuevo y que, en mi opinión, nada ha cambiado en lo fundamental y todo apunta a que no va a cambiar. Voy a hacer un inciso antes de seguir porque hay un detalle, mejor dicho un detallazo, y es que el presuntamente “europeísta” Zapatero, un mes antes de acabar la última legislatura, metió a España nada menos que en el “Escudo antimisiles”, ampliando las competencias de la base de Rota y otras.
Desde la década de los 90, nuestro Partido ha venido demostrando, y esto queda constatado en varios “Resis”, Antorchas e informes de Arenas, que el destino aliancístico principal de España en el proceso de gran guerra imperialista iniciado con la 1ª Guerra del Golfo es que los USA y su camada de países aliados y satélites, empezando por su lugarteniente el Reino Unido, siguiendo por todos los países de la Commonwealth, parte de los países del antiguo bloque socialista, los países árabes más reaccionarios, etc.
Al Estado Español, por sus intereses más allá de ultramar, le interesa siempre estar bajo el “paraguas” de EEUU; además, la mano de los europeístas no llega tan lejos como para hacerles la competencia. Además, el régimen fascista español llegó muy tarde, con décadas de retraso, al reparto del botín europeo, no pinta gran cosa ni comercial, ni política, ni militarmente. Mal que le pese, es un vulgar “sargentillo”, un “socio de 2ª fila”.
Después hay otro tema cada vez más importante. El Estado español, debido a su crisis general y a su progresivo agrietamiento, vía nacionalidades, y debido también al marco mundial de un nuevo reparto imperialista del mundo, tiene muchos padrinos potenciales que podrían sacar tajada por medio de la secesión de las naciones oprimidas. Y este papel de posibles padrinos lo juegan las potencias europeas, no los USA. De ahí que, mientras los EEUU apoyan la famosa “unidad de la patria” española a sangre y fuego si fuera necesario, no en vano, el Estado español es su “cabeza de puente” contra los europeístas, los europeístas romperían esa “unidad” en su provecho. Vamos, que mientras el tío Sam les “protege”, los europeístas – empezando por el eje franco-alemán-, son potenciales instigadores, etc. del rompimiento territorial español.
Si vemos la historia desde el Plan Marshall y quién favoreció la “Transición” y el espantajo de la ”Reforma política”, se comprueba el destacado papel jugado por los yanquis. Por lo demás, el Estado español es, después de Inglaterra, el mayor baluarte de bases militares de los USA en Europa; desde 1990, el Estado español ha sido el que ha tenido en su territorio más bases de lanzamiento de maquinaria bélica yanqui utilizándolas contra el mundo árabe y las guerras que han desatado; en el terreno del espionaje, es notorio que la CIA está metida, desde el final de la II Guerra Mundial, en los Estados mayores militares españoles, en los cuerpos policiales contrainsurgentes; y no digamos en el CNI, en el alto mando empresarial y financiero, en los medios de comunicación (“El Mundo” es el portavoz de la Casa Blanca y el Pentágono en España); en el terreno económico durante los últimos 30 años, la nueva singladura imperialista financiero-empresarial española ha sido en Latinoamérica, cada vez más en el área del Pacífico y hasta en inversiones en el propio EEUU; y, desde luego, si el Estado español, comercia, financia y lleva a cabo sus negocios en esas áreas es porque tiene el permiso de los USA; en Europa, sin embargo, como todo el mercado lleva ya ocupado desde hace décadas, a España solo le quedaron las migajas.
Esto es lo que demuestra la realidad, el resto son coyunturas y las coyunturas nunca son lo principal, no arrojan luz, al contrario distorsionan la realidad si no se tienen en cuenta las tendencias y la historia. Los “espejismos” de europeísmo español no han sido más que añagazas dentro de un marco general histórico ya determinado: España y EEUU estarán juntos hasta que la muerte los separe.
Sólo algo más en relación al papel del aznarismo entre 1996-2002. Ya desde el inicio de su primer gobierno (1996), al aznarismo se le definió como el iniciador del “regreso a los orígenes” y que ese “regreso” era una política de Estado, no de gobiernos, debido a unas causas de fondo: hundimiento definitivo de la Reforma y del felipismo, avance acelerado de la crisis mundial, etc. De ahí que ya en esas fechas, en trabajos importantes aparecieran afirmaciones tan significativas como que el Estado español regresaba a sus orígenes también en temas aliancísticos: cerrando filas con los EEUU y dejando de lado las famosas “ambigüedades” de su posición. Por todo eso, entre 1996-2000, y no digamos nada entre 2000 y 2002 con una nueva guerra contra Irak, la política de “regreso” llevaba ya seis años de clara andadura, que en el terreno exterior tuvo su punto álgido con la famosa cumbre de las Azores entre Bush, Blair y el “caudillín” y en la formación, por parte de Aznar, del “grupo de siete países de Vilnius” que, capitaneados por España y Polonia, fieles aliados de los yanquis, intentaba no sólo dinamitar por dentro la UE, sino también romper la coalición antiyanqui que el famoso eje franco-alemán promovía contra la invasión de Irak. La realidad es esa, que el Estado español nunca ha dejado de ser un fiel aliado de EEUU y que el “regreso” ya comenzó en 1996, nada más comenzar a actuar el primer gobierno de Aznar.
Y ya para concluir. Lo que está claro es que continúa la política del “regreso”, o “tierra quemada”, en el terreno político, represivo, militar-imperialista, social etc. etc. Pero, tal y como dijo Arenas en un Editorial de antes del 2000: “Quieren, pero no pueden”; o sea cuanto más “regresen” más profunda será la crisis general que padecen, más se revitalizará el Movimiento, más se aclararán y rearmarán las masas, etc. etc.; ya que, cuanto más regresen, más comprobarán que sus graves e históricos problemas y sus crisis de toda índole se siguen profundizando.
Ellos prosiguen con el “regreso” a todo trapo justificados por las tropas de asalto de Aznar-Esperanza y otros caudillines y caudillinas; pero si esto es clamorosamente cierto, no es menos cierto que esa estrategia regresista es ya un clamoroso fracaso político, económico, social, en el marco internacional y en que no han acabado ni con el Movimiento de Resistencia ni con nosotros. La victoria política, ideológica, moral, etc. es nuestra desde hace tiempo; esa es la más clamorosa de las verdades; por eso, nosotros, con ”regreso” o sin “regreso” seguimos en primera fila. Estamos de acuerdo, ¿verdad?
¡UH!, menuda ración de alianzas y contraalianzas, ¿que no? No os voy a seguir machacando mucho más, que esta carta va a llegar en momentos de fiestas varias. Cuidaros mucho y que el 2014 sea un buen año, lleno de lucha y RESISTENCIA.
 
¡Por el comunismo!
Isabel
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s