Sobre Kepa Crespo Galende, Militante del PCE(r), a 25 Años de su Muerte

jpeg-OMENALDI-KEPA-cast-azk

 

Con motivo del 25 aniversario de la muerte en huelga de hambre de nuestro camarada Juan José Creso Galende, el 17 de junio de 2006 se celebró un acto público de homenaje en Las Carreras (Vizcaya) al que acudieron 190 personas, entre ellas algunos que llegaron desde Baiona (Euskadi norte), Coruña, Córdoba o Madrid.
Se organizó una exposición de trabajos artesanales de los presos políticos en un local municipal. Por la mañana se celebró una kalejira en Las Carreras, una especie de pasacalles colectivo por las plazas del pueblo.

Luego a las 3 de la tarde se celebró una comida pública en la plaza y un mitin en el que un amigo de Ortuella leyó una desgarradora poesía dedicada a su memoria que puso los pelos de punta. En representación de Batasuna habló Marcelo Álvarez, luego intervino Eva Forest y finalmente su abogado.

Después del mitin se cerraron los actos con la lectura de un texto y el baile del aurresku ante el monumento a Kepa en otra de las plazas del pueblo, con la presencia de su compañera y su hija, que colocaron un ramo de flores al pie del monumento.

Nuestro camarada Kepa nació en Las Carreras (Bizkaia) el 11 de septiembre de 1953 y murió en huelga de hambre en Madrid el 19 de junio de 1981. Un vecino del pueblo ha escrito un libro sobre su vida porque los 3.000 ejemplares del antiguo, Morir para sobrevivir, están ya completamente agotados desde hace varios años.

Kepa era un comunista vasco, un militante íntegro, una bella persona que entregó hasta su último gramo de fuerza y vida por la libertad colectiva, por el futuro, por la clase obrera. Dejó un recuerdo imborrable. No sólo entre nosotros como militante comunista que llevó hasta el final su lucha en unas condiciones, como las que hay en las cárceles, que son muy difíciles, sino entre todos los antifascistas.

Era, es y será uno de los nuestros. De esos imprescindibles de que hablaba Bertold Brecht. Murió en Herrera de la Mancha, máximo exponente del intento de exterminio que el fascismo español ha aplicado a los revolucionarios prisioneros. Murió para sobrevivir, para ser semilla y ejemplo de dignidad, y con él morimos y sobrevivimos todos un poco. Murió en la máxima demostración de resistencia que un revolucionario puede ofrecer a su pueblo. Murió defendiendo a su Partido; para que sus ideas reconstituidas pudieran ser extendidas, entendidas y aplicadas en busca de un mundo nuevo, que diera una gran patada a esta bola gris que el capitalismo ha convertido en una charca de opresión y sangre. Murió ante sus verdugos con la frente alta y el puño cerrado, gritándoles que a los presos políticos no se les toca, y que a quien así lo haga le escupiremos a la cara cantándole verdades.

Hoy han pasado 25 años desde que Kepa pasara a formar parte de nuestros mejores ejemplos vivos ¡¡vivos, sí!! de que el futuro se conquista combatiendo. Ejemplo de coraje, de miras amplias, de democracia real, de internacionalismo, de lucha por el comunismo.

Hoy, 25 años después, la resistencia ha demostrado que situaciones y momentos como los que hoy en día estamos viviendo en Euskal Herria no hubiesen sido posibles sin la entrega absoluta de personas como Kepa.

Hoy, cuando el Estado fascista español se ha visto obligado a tener que reconocer en el ‘diálogo para solucionar los conflictos’ un paso inexcusable, esa derrota por su parte es ya de por sí una victoria política del MLNV y de todo el pueblo vasco; pero también una victoria política del conjunto del Movimiento de Resistencia Antifascista, de Kepa, de todos los voluntarios que han ofrecido su vida y su lucha de resistencia para lograr un mundo más libre, justo y humano.

Kepa nos enseñó muchas cosas, y hoy es día de hacer recopilación. Él jamás se fió de los mandamases, de los opresores, de los exterminadores de las primaveras y sus políticas tramposas. Consecuentemente con esa opinión, permaneció guardando vela, construyendo iniciativas y luchando hasta el último de sus alientos. Y lo hizo desde la resistencia organizada, incrementando la tenacidad, las exigencias democráticas.

Exactamente igual que la situación por la que hoy atraviesa Euskal Herria. O acaso… ¿¡Quién ama más la libertad y la paz verdadera que quien es capaz de matar y morir por ella!? Así que como Kepa nos mostró y nos demostró, coraje, determinación, amor y fuerza:

-Si quieren la paz, que apliquen la amnistía total por la que tantos años llevamos luchando.
-Si quieren la paz, que deroguen las leyes y tribunales especiales de represión.
-Si quieren la paz, que den a cambio libertades políticas plenas.
-Si quieren la paz, que restituyan las conquistas sociales, económicas y laborales del pueblo.
-Si quieren la paz, que reconozcan de una vez por todas que tenemos derecho a la autodeterminación y a la independencia como nación que somos.

Y todo ello no lo lograremos por partes y divididos, que es lo que pretenden los mentirosos del régimen fascista, así que ¡a unir las fuerzas revolucionarias para luchar contra él!

¡Resistir es vencer! Lo hizo Kepa hace 25 años. Vinieron antes, entonces y después más gudaris muertos en prisión, en las barricadas, en combate, en el exilio…

¡Resistir es vencer, gritó! Y hoy, cuando 25 años después es de nuevo ayer, Kepa está más presente que nunca.

Gora Kepa eta gure gudariak!
Gora borroka!
Gora Euskal Herria askatuta!
Gora Euskal Herria komunista!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s