República Sí, Pero Popular y Socialista

Bandera Republica Socialista

 

Con la abdicación del rey, la monarquía borbónica, heredera directa del franquismo, intenta perpetuarse. La corrupción generalizada que la corroe, la cada vez mayor desafección entre los trabajadores y, sobretodo, los resultados de las pasadas elecciones europeas, han apresurado los acontecimientos. El Régimen, ante una posible e incómoda mayoría “monarco-escéptica” en el futuro parlamento, ha decidido precipitar la sucesión sin contar, una vez más, con la voluntad del pueblo.

Ese profundo descrédito no afecta solamente a la monarquía. Se extiende a todas y cada una de las instituciones del Estado.  Cada vez está más claro que ni sucesiones ni ningún tipo de cambios de gobierno van a hacer que mejore en nada la situación para los trabajadores y el resto de clases populares.

Es en este contexto en el que va tomando cuerpo entre amplios sectores sociales la necesidad de la república. Ahora bien,  ¿de qué tipo de república estamos hablando? Ante esta cuestión aparecen dos posiciones opuestas: la popular y la burguesa.

Para un sector de la clase dominante, la república burguesa se baraja como una posible salida a la grave crisis política que padece el régimen. Esta es la razón por la que vienen apostando por esta salida. A esta “solución republicana” también se apuntan los reformistas y oportunistas. Los mismos cortesanos que en plena “Transición Política” no tuvieron inconveniente en acatar y legitimar la Constitución fascista, alabar al monarca designado por Franco y aceptar su bandera. Todos ellos tienen el mismo interés: “cambiar algo para que todo siga igual”.

La clase obrera no puede conformarse con una república de este tipo. Tiene que organizarse y luchar por la república de los trabajadores, que surja sobre la base de la destrucción del sistema y el régimen actuales. Una república  que dé soluciones a los graves problemas que padecen la clase obrera y demás sectores populares.

Los que estamos por una verdadera república popular deberíamos luchar por:

  • Salida de la OTAN, de la UE y de cualquier bloque imperialista. Oposición a las guerras de agresión y lucha por la paz y la amistad entre todos los pueblos.
  • Amnistía para los presos políticos y anulación de sumarios y expedientes abiertos por causas políticas.
  • Libertades políticas y sindicales plenas para la clase trabajadora. Libertad de expresión, reunión y asociación.
  • Derecho irrenunciable a un trabajo y una vivienda digna, a una educación de calidad, a una sanidad universal, y a cargo del Estado.
  • Derecho de autodeterminación para las naciones oprimidas por el Estado español.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s