EEUU Extiende el Caos a Hong Kong

Manifestantes-Hong-Kong-Vincent-FileAP_EDIIMA20141002_0943_14

 

Juan Manuel Olarieta

No se han conformado con Oriente Medio o Ucrania sino que -confesadamente- quieren poner los pies en China a través de Hong Kong aunque, por una vez, los imperialistas no han escondido la mano después de tirar la piedra (1).

Tampoco han cambiado la puesta en escena: teléfonos móviles para las movilizaciones, jóvenes hambrientos de democracia que comen hamburguesas… OCPL, “Occupy Central with Love and Peace” (Ocupación Central con Paz y Amor). Sólo faltan las flores -y el LSD- para volver a Woodstock.

La farsa de Hong Kong es más de lo mismo, otro Euromaidan, otra maniobra de desestabilización, otra protesta “espontánea” y otra provocación en espera del baño de sangre, otro más, derivado de la paz y el amor “madre in USA”.

Pero esta vez ni Obama, ni la National Endowment for Democracy, ni el National Democratic Institute, se esconden. Todo lo contrario. Defienden abiertamente la política de caos y desestabilización contra China. Un despacho de la agencia Reuters afirma: “La Casa Blanca observa las manifestaciones por la democracia en Hong Kong con mucha atención y apoya las aspiraciones del pueblo de Hong Kong, según el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest”, quien además ha defendido el sufragio universal y no cualquier clase de democracia sino sólo la “verdadera” (2).

En un fortín financiero como Hong Kong la democracia “verdadera” suena a sarcasmo. Lo que califican como “circunscripciones electorales funcionales” entregan la mitad de los escaños del consejo legislativo a los grandes monopolios. Hong Kong es como una caja fuerte y las llaves de algo así no se pueden dejar en manos de cualquiera. De ahí que no tenga alcalde, ni presidente, ni ministro sino “director ejecutivo”, que es elegido por un selecto comité.

Para 2017 el proyecto de los “occupys” es mantener al gobierno de Pekín fuera de cualquier posibilidad de designar a dicho “director ejecutivo”, o sea, dejar a Hong Kong en manos de Estados Unidos y los monopolistas que hasta hoy han gestionado la isla china.

El National Democratic Institute, o sea, el imperialismo estadounidense, ha estado discutiendo desde 1997 el estatuto político y electoral de Hong Kong con los lacayos de los monopolios financieros, o sea, con los políticos locales. El Instituto ha reconocido abiertamente mantener reuniones frecuentes con los partidos políticos de Hong Kong, con altos funcionarios y “actores de la sociedad civil”.

No hay más leer la página web del Instituto para enterarse de que ha creado, financiado y sostenido a determinadas organizaciones políticas locales. En 2005 lanzó una programa de seis meses para la formación de jóvenes dirigentes en “comunicación política”. Dos años después organizó otro específico para mujeres, en colaboración con la Women’s Political Participation Network y la Hong Kong Federation of Women’s Centres. Hace dos años organizó una conferencia con el grupo de presión local SynergyNet para “adoptar un sistema de coalición gubernamental que conduzca a un proceso legislativo más eficaz”.

Naturalmente el Instituto ha echado las redes en la Universidad de Hong Kong. El Centre for Comparative and Public Law ha trabajado para el imperialismo estadounidense creando Design Democracy Hong Kong con el benemérito propósito de amplificar la voz de los ciudadanos en los procesos de consulta. Está financiado desde Washington, lo mismo que su sitio en internet (3), que abre sus puertas generosamente para que los ciudadanos discutan el futuro sistema electoral de la isla.

Los titiriteros de “Occupy Central” beben de las ubres del National Democratic Institute. El director de escena, Beny Tai, es un profesor de derecho que colabora regularmente con el Centre for Comparative and Public Law (4). En 2006 le nombraron miembro del Comité de Dirección, un cargo que mantuvo al menos hasta el pasado año. Aunque ya no figura en el escalafón oficial, participó en tres conferencias organizadas por el Centro, una de ellas dirigida por él mismo y otra de la mano de Audrey Eu que, según el periódico South China Morning Post, es otra de las cabecillas de “Occupy Central” (5).

Su nombre completo es Audrey Eu Yuet-Mee y es una mujer muy ocupada. Además de presidir el Partido Cívico participa regularmente en los foros organizados por la National Endowment for Democracy y el National Democratic Institute. Por ejemplo, en 2009 participó en una conferencia organizada por SynergyNet y financiada por el Instituto. Con dinero del mismo origen participó en otra conferencia sobre el Dia Internacional de la Mujer.

Otro director de la orquesta “Occupy Central” es Martin Lee Chu-Ming, presidente del Partido Demócrata, que estuvo recientemente en Washington, acompañado de Anson Chan, otro de los capataces de la campaña destabilización contra China. En Washington Lee se entrevistó con el vicepresidente Joseph Biden para ultimar los detalles. También visitó a la parlamentaria Nancy Palosi y participó en una conferencia de la National Endowment for Democracy organizada especialmente para su lucimiento personal. La relación de la National Endowment for Democracy con Lee es tan estrecha que en 1997 le concedieron el “Gran Premio” e incluso le han reservado un sitio de honor en su página web.

Hay otros “occupys” cuyo historial huele a podrido. Por ejemplo, Jimmy Lai Chi-Ying, propietario de Next Media y Apple Daily, uno de los grupos de comunicación más poderosos de la isla, quien está siendo investigado por la Comisión contra la Corrupción por sobornar a los políticos locales. Lai está muy ligado a Paul Wolfowitz, antiguo presidente del Banco Mundial y ministro de Defensa de Bush. El año pasado Wolfowitz le facilitó a Lai diversos negocios en Myanmar por los que se embolsó 75.000 dólares. En mayo ambos se reunieron en el yate privado del “occupy”, según informó China Daily Asia en un artículo significativamente titulado “Un ministerio se opone a la injerencia extranjera sobre Hong Kong”(6).

Un dato: en junio estos jefes de “Occupy Central” organizaron un simulacro de referéndum en el que, a pesar del derroche de medios, sólo lograron atraer a 800.000 votantes, de las cuales sólo un 42 por ciento sostuvo sus propuestas, según reconoció la BBC (7), es decir, que la inmensa mayoría de la población repudia el movimiento.

(1) US Openly Approves Hong Kong Chaos it Created, http://landdestroyer.blogspot.fr/2014/09/us-openly-approves-hong-kong-chaos-it.html
(2) White House Shows Support For Aspirations Of Hong Kong People, 29 de setiembre, http://www.huffingtonpost.com/2014/09/29/white-house-hong-kong_n_5901782.html
(3) Design Democracy Hong Kong, http://www.designdemocracy.hk
(4) http://www.law.hku.hk/ccpl/
(5) http://www.scmp.com/news/hong-kong/article/1601625/hong-kong-students-beat-us-it-benny-tai-declares-start-occupy-central
(6) Office opposes foreign interference in HK, China Daily Asia, 20 de junio,http://www.chinadailyasia.com/hknews/2014-06/20/content_15142785.html
(7) BBC, Hong Kong democracy ‘referendum’ draws nearly 800.000, 30 de junio,http://www.bbc.com/news/world-asia-china-28076566

Anuncios

2 pensamientos en “EEUU Extiende el Caos a Hong Kong

  1. Pingback: Anónimo

  2. ENRIQUE MUÑOZ GAMARRA: Excelente apunte de Juan Manuel Olarieta. Completamente de acuerdo con lo siguiente: “La farsa de Hong Kong es más de lo mismo, otro Euromaidan, otra maniobra de desestabilización, otra protesta “espontánea” y otra provocación en espera del baño de sangre, otro más, derivado de la paz y el amor “madre in USA”.
    Desde América Latina:
    Enrique Muñoz Gamarra
    wwww.enriquemunozgamarra.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s