35 años del Asesinato por Torturas de Josefa Jiménez Zamora

10806371_10203289573466495_9084605411445339635_n

 

Josefa nació el 3 de febrero de 1953, en Montefrío (Granada). Era hija de campesinos y, como otras muchas mujeres de nuestro pueblo, desde muy niña se vio obligada a trabajar en las duras faenas del campo.

A la edad de 12 años tuvo que marchar a Córdoba, donde se tuvo que ponerse a trabajar de sirvienta; a esa misma edad empezó a aprender a leer y escribir.

Poco tiempo después se trasladó a Madrid, donde conoció a su compañero, un obrero de la factoría CASA en Getafe, con quién se casó en 1971 y al año siguiente tuvo un hijo.

En 1974 tomó contacto con la Organización de Marxistas Leninistas de España, empezando a desarrollar su actividad política en los barrios de Villaverde, Carabanchel y Getafe, en el sur proletario de Madrid. A causa de ello fue detenida en tres ocasiones, mostrando siempre ante la policía, un comportamiento ejemplar. En ninguna de las detenciones facilitó dato alguno, ni siquiera su propia militancia en el PCE(r), pese a las bestiales torturas que le infligió la policía.

En 1979, debido a la represión policial y a la necesidad de impulsar el trabajo clandestino, decidió continuar su militancia revolucionaria en el PCE(r) desde la clandestinidad; posteriormente también tomó la decisión de incorporarse a los GRAPO, organización a la que dedicó todos sus esfuerzos hasta el momento en que cayó gravemente herida por las balas asesinas de la policía.

El 20 de noviembre de aquel mismo año fue gravemente herida en Valencia en un enfrentamiento armado con la policía. Trasladada a un hospital, fue torturada allí mismo, lo que agravó aún más sus heridas. Los médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida y el 14 de enero de 1980 murió en el hospital.

Josefa destacó por su entrega y honestidad, cumpliendo siempre aquello a lo que se comprometía, al tiempo que mostraba una actitud firme en la defensa de los principios comunistas y en la necesidad de la lucha armada. Era un apoyo para los camaradas jóvenes en los momentos más duros. Su actitud comprensiva y firme consiguió en más de una ocasión que el desánimo no influyera decisivamente en algunos combatientes.

Siempre defendió la participación de las mujeres en el más alto grado de resistencia de los pueblos del Estado español porque era, así mismo, una defensora ardiente de los derechos de la mujer; pero lo era aún más de la incorporación activa de la mujer a la más alta expresión de la lucha de la liberación de la mujer: la lucha armada contra el fascismo. En este sentido, continuó la tradición heroica de muchas mujeres madrileñas que, como ella, fueron asesinadas por el fascismo.

Participó en numerosas acciones armadas y durante el periodo en el que combatió en los GRAPO, con su actividad y su entusiasmo, contribuyó notablemente a levantar muy alto la bandera de la lucha armada y a fortalecer la organización guerrillera.

Su muerte supuso una gran pérdida y un duro golpe para el movimiento de resistencia organizado y para la guerrilla popular. Pero el ejemplo de su lucha y entrega revolucionarias, el mismo ejemplo de su muerte, aún estando herida y siendo torturada en el mismo hospital por la policía, sirvió de acicate para muchos revolucionarios y demócratas, para las mujeres conscientes de los pueblos de España.

http://www.presos.org.es/ARCHIVOS/caidos.php?idc=0025

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s