California-47, el crimen fascista “colgado” a los GRAPO.

1337947388024

José Luis Morales (periodista)

Juanma Olarieta (abogado y represaliado político)

Erlantz Cantabrana (represaliado político, militante del Socorro Rojo Internacional)

Madrid, 26 de mayo de 1979. La cafetería California-47, es centro de reunión habitual del fascismo madrileño.
18,35 horas, el ambiente es tranquilo: los ancianos celebran su tertulia diaria; otras personas meriendan. Extraordinariamente, no hay ningún militante fascista esa tarde. Suena el teléfono, amenaza de bomba. El encargado, a fuerza de rutina, llama a la Policía pero no desaloja el local.
18,40 horas. La cafetería salta por los aires, la apacible escena ha sido sustituida por un horroroso conjunto de humo y escombros, sangre y muerte. Saldo: 9 muertos y 61 heridos.
Tras la llegada de la policía se trabaja en el rescate de heridos y asesinados, mientras en el exterior se desarrollan inmediatas concentraciones fascistas, ante la mirada complaciente del oficial que manda los efectivos policiales, con gritos de índole golpista. El oficial tiene que ser sustituido por su complicidad y, tras una arenga de Blas Piñar, empieza la mayor batalla campal conocida hasta entonces entre policías y fascistas, con incendios, barricadas, arrojo de basuras y rotura de autobuses municipales, que dura hasta la madrugada.

Las primeras declaraciones de los testigos a Europa Press implican a “un chico de jersey rojo” como autor material del hecho. Fuentes policiales dicen que se encamina la investigación hacia grupos de extrema derecha, El Periódico de Barcelona identifica al joven del jersey como uno de los hermanos Barranco, en concreto a Jesús, alias Kung-Fu, militante del nazi Frente de la Juventud (escisión de 1978 -más fascista aún- de la propia FN, autora de varios asesinatos, asaltos y colocación de bombas, y con numerosos miembros de las FSE en sus filas); Mundo Obrero recoge el comentario de un conocido líder de la ultraderecha impidiendo la entrada a la cafetería a sus amigos minutos antes del atentado: “No entréis, va a estallar una bomba”. La policía sigue considerando durante mes y medio como autora del atentado a la extrema derecha.

De pronto, el 7 de julio, se niega en un comunicado policial, cualquier posible implicación de las tramas fascistas en el atentado.
Mientras tanto, ETA negó su participación en los hechos a través de un comunicado; GRAPO, también. Sin embargo, las noticias se van diluyendo y se empieza a decir que la autoría corresponde a los GRAPO. Así hasta que el día 27 de julio son detenidos los miembros de los GRAPO Carmen López Anguita y Alfonso Rodríguez García, que tras brutales torturas -¿les suena?- se confiesan autores del mismo. En concreto, Carmen López Anguita habría colocado la bomba en el vestíbulo de los servicios, aunque absolutamente todos los testigos identificaron a un hombre como posible autor.
En el juicio, que se celebra en el año 81, ahora sin la picana, la bañera y miles de golpes encima, los 6 antifascistas militantes de los GRAPO juzgados – José María Sánchez Casas, Juan Manuel Pérez Hernández, Mercedes Herranz Arcones, Ernesto Fernández Portillo, Anguita y Rodríguez García- lo niegan rotundamente, y apuntan como autores a los aparatos del Estado. Los testigos tampoco son capaces de identificarles. Sin embargo, la sentencia les declarará culpables del atentado.

A pesar del juicio, el atentado de California-47 quedó en la conciencia colectiva como lo que fue: un autoatentado del fascismo golpista.
El acontecer político, en aquel mes de mayo de 1979, se desarrollaba en contra de los intereses más reaccionarios. La izquierda no entreguista acababa de ganar muchos puntos en las elecciones municipales y mantiene un pacto de actuación conjunta. El socialcomunismo, en expresión de El Alcázar, -según ellos- es un resurgimiento del Frente Popular de 1936; Herri Batasuna, tras esas mismas elecciones se convierte en la segunda fuerza política de Euskadi; en la palestra, los Estatutos de Autonomía y la incuestionable unidad de la patria. A pesar de la política social y económica del consenso, la CEOE pide el recambio de Suárez por un hombre más a la derecha; e1 PSOE se encuentra semiparalizado, por motivos de atrofia interior; las tensiones de Suárez y su Gobierno con la UCD son cada día más agudas; ETA y GRAPO han recrudecido sus actuaciones, y parte del Ejército se enfrenta claramente a su mando Gutiérrez Mellado; son públicos los conciliábulos entre miembros de la derechona franquista: CD, AP, militares, Fraga incluido, reclaman un gobierno duro que mantenga al país en estado de excepción hasta la solución de los problemas que lo aquejan. El Alcázar es el mejor portavoz de estas posiciones.
En el mes de abril y hasta el 24 de mayo de 1979, los GRAPO realizan 31 acciones armadas –atentando contra 5 policías, 1 brigada de la G.C., un jefe de la brigada antiterrorista y contra el Director de II.PP. Carlos García Valdés-. El día 25 de mayo ETA perpetró un atentado en Madrid, cayendo acribillados el general Gómez Hortigüela junto con dos coroneles y el chófer militar. En el entierro, así como en el desfile de las fuerzas armadas que se celebra por la tarde, se masca la crispación y la tensión: incluso ante el Rey, los ultras rompen el desfile y dan gritos contra la democracia, contra Suárez y contra la Corona y piden al ejército que tome el poder. Parecía que la tensión no podía subir de tono. Sin embargo ésta sube, y de qué manera, tras el atentado ocurrido por la tarde en la Cafetería California-47, rodeado de extrañísimas coincidencias y numerosos puntos oscuros:
– A la puerta de la cafetería, diariamente, hay un puesto de propaganda de Fuerza Nueva. Ese día es “prohibido” y hecho desmontar por fuerzas de la Policía.
– Momentos antes de la explosión se detecta en la cafetería la presencia de cuatro individuos armados con pistolas.
– Asiduos clientes de la cafetería, miembros de FN y de otras organizaciones fascistas, han faltado en su totalidad a su cita diaria.
– En el atentado no hay ninguna víctima militante de F.N.

– Una víctima, testigo del atentado, declara que escasos momentos antes de la explosión un joven de pelo rubio, jersey rojo, camisa a cuadros y estatura normal sale corriendo por las escaleras de los lavabos. Había bajado con un voluminoso paquete bajo el brazo, que abandona, y había hecho una llamada telefónica. Todos los testigos niegan que mujer alguna bajara a los lavabos.

– Nada más producirse el atentado ya hay numerosos grupos de fascistas ante la cafetería gritando ETA, GRAPO asesinos, y Ejército al poder.
– Otro grupo, de unos ciento cincuenta individuos en uniforme paramilitar y provistos de megáfonos, asaltan las sedes del PCE y de la CNT.
– Blas Piñar exhorta a las personas ultraderechistas allí congregadas -¡¡unas 3.000 en unos minutos!!- a «recurrir a la legítima defensa porque la situación es límite» y a «defender España, que es lo que está en juego». Tras acabar la arenga, los activistas presentes inician inmediatamente los disturbios.
– Esa noche, el nazi argentino Jorge Cesarski (autor impune del asesinato del antifascista Arturo Ruiz el 23 de enero de 1977 en una manifestación proamnistía) da una rueda de prensa en Madrid sobre el atentado, criticando al Gobierno.
– Los días 28 y 29 de Mayo, ETA y GRAPO, niegan su participación en el atentado.
– Se identifica por fin el explosivo. No es goma-2, sino amonita, que sólo se empleaba en la fabricación militar de proyectiles. No hubo constancia alguna de robo por parte de GRAPO o ETA. Pero sí de que en anteriores atentados fascistas fue amonita el explosivo utilizado.
– Jaime Campmany firma en ABC un editorial claramente involucionista en el que critica al Gobierno, aboga por la implantación del estado de excepción y alaba a Manuel Fraga.

– El día 30 de Mayo, Mundo Diario denuncia la existencia de una conspiración terrorista con participación fascista, de la que el gobierno tenía conocimiento, según este periódico.
– Varios parlamentarios catalanes, llegan a declarar: “Todo hace deducir que la matanza de C-47 es obra de la extrema derecha”.
– Aunque durante este período –hasta el 7 de julio- se detiene a decenas de miembros del PCE(r), el Ministro del Interior sigue manteniendo la autoría de la extrema derecha y declara: «Se trata de grupos incontrolados, incluso para las habituales organizaciones parafascistas».
– La OAS (Organización Antiterrorista Secreta, precursora del Batallón Vasco Español) acusa del atentado al Frente de la Juventud y, en particular, al comando de esta organización participante en el asalto a la Facultad de Derecho en Madrid. También denuncia la doble militancia de alguno de sus integrantes, siendo a la par miembros de la Sección «C» de FN.
– El día 7 de julio, Ibáñez Freire cambia bruscamente de opinión, en cuanto a la autoría. Incluso fuentes policiales califican esta afirmación de exagerada.

Demasiadas contradicciones, demasiados puntos oscuros, inexplicables e inexplicados, en torno al atentado y la actuación de la derecha fascista y terrorista, que dieron, y dan lugar 30 años después, a demasiadas preguntas:
– ¿Por qué no estaban presentes ninguno de los fascistas -habituales de la cafetería- al producirse la explosión?

– ¿Por qué se desmontó el puesto de propaganda de FN, tan oportunamente, justo esa misma tarde, escasos minutos antes del atentado?
– ¿Cómo, tratándose de una respuesta “espontánea” de los fascistas ante el atentado, consiguieron concentrar a más de 3000 personas en la calle Goya en apenas unos minutos y entre ellos a más de 150 individuos perfectamente uniformados y provistos de megáfonos?
– ¿Por qué se tardó tanto en identificar un tipo de explosivo como la amonita, y cómo pudo haber obtenido un “superincontrolado” grupo un explosivo de muy difícil manejo e imposible obtención?
– ¿Por qué Piñar y Cesarski aparecieron en ruedas de Prensa a los pocos minutos y horas del atentado?

-¿Por qué Kung-fu, fascista ultraviolento, con problemas mentales serios –histórico es el dibujo suyo publicado en Interviú glorificando a Hitler, la raza hispana… con decenas de faltas de ortografía, y que parecía redactado por un niño de 10 años- fue arrestado en los primeros días, puesto en libertad y nunca más citado en esta causa?
– ¿Por qué ni siquiera se intentaron averiguar la identidad de los cuatro individuos armados, presentes en la cafetería antes de la explosión?
– ¿Por qué no se trató de aclarar lo que hay de cierto en la denuncia de la OAS sobre el comando del Frente de la Juventud que participó en el asalto a Derecho, que aportaba datos sobre personas ya controladas por la policía?
– ¿Sabía o no el Gobierno la información referente al plan terrorista previsto para aquella fecha?
– ¿Por qué cambió tan bruscamente la Policía su opinión sobre la identidad de los autores del atentado?
– ¿Por qué cambia el sexo del portador del paquete, como por arte de magia, de hombre a mujer, aún en contra de todas las declaraciones de los testigos?
– ¿Existía o no conexión entre la actividad de Fraga, los editoriales de ABC y las reuniones fascistas –llamadas de Aravaca- comentadas por toda la prensa y divulgadas a bombo y platillo por El Alcázar?

Según otra versión valorada por diversa prensa en aquel año 79, existía un plan de aplicación de una serie de medidas que aumentaran la tensión política existente. Siguiendo las técnicas de la estrategia de la tensión –al calco de Italia-, se quería provocar una actuación definitiva de los sectores más reaccionarios del Ejército, en contra de la “Reforma” y a favor de un golpe de estado fascista. La situación “estaba madura para una Operación Galaxia-2” –la reunión de la Cafetería Galaxia fue el 11 de noviembre de 1978-. La señal la daría el ya decidido estallido de C-47.
Según dichas informaciones, el joven del jersey rojo no sería otro que KungFu, un militante doble del Frente de la Juventud y de la Sección C de Fuerza Nueva, de nombre Jesús Barranco. Y en su comando estarían entre otros, su propio hermano José …., quienes también le habrían acompañado en el asalto a la facultad de Derecho, efectuado conjuntamente por varias organizaciones fascistas.
Jan Keulen, periodista holandés que publicó esta versión el día 13 de junio de 1979 en De Volkskrant, diario de su país, fue expulsado de España sin permitirle seguir investigando la trama denunciada en su artículo, en el que además revelaba otro dato: una semana después del atentado, dos agentes de los Servicios de Información de la Guardia Civil, fueron asesinados. Ambos iban armados y no fue ETA ni GRAPO. El periodista se hacía una pregunta: ¿por qué los mataron? ¿querían hablar? ¿sabían demasiado? La policía y el aparato judicial debió -al menos- investigar esa versión tan datada. Si las denuncias realizadas por Jan Keulen no eran ciertas, ¿por qué las autoridades se limitaron a expulsarle, echando así tierra sobre el asunto, en lugar de actuar en consecuencia ante tan gravísimas acusaciones?

Treinta años después, las preguntas siguen sin respuesta. Pero, a modo de perífrasis, esa misma tarde del 26 de Mayo de 1979, con la veda policial y “antiterrorista” abierta, fueron acribillados a balazos los militantes de los GRAPO Carmen López Sánchez y Raúl Calero Arcones, en un control de la guardia civil en El Rincón de Ademuz (Teruel). Carmen López Anguita continúa en prisión en este 2009, tras cumplir 20 años de cárcel hasta 1999 y ser de nuevo encarcelada en 2002 como militante del PCE(r) -27 años presa-, Sánchez Casas murió en 2001 tras 20 años de cárcel por desatención médica en prisión; a Pérez Hernández, Herranz Arcones y Fernández Portillo se les tuvo que aplicar el artículo 92 –tras decenas de años de cárcel- por haber contraído los 3 rarísimas enfermedades en prisión (Síndrome de Korsakov y esclerosis múltiples fulminantes). Algunos de sus abogados sufrieron la colocación de bombas fascistas en sus coches y despachos el 20-N del 79… Pero ni uno sólo de los fascistas señalados pasó ni un día en la cárcel por esos 9 asesinatos impunes.

*Título original “California-47, 30 años del brutal crimen fascista “colgado” a los GRAPO”. Se ha modificado porque han pasado más de 30 años desde que se produjo el atentado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s