ARTÍCULO DE ARENAS: La Crisis del Régimen Fascista ha Madurado

juan-carlos-francisco-franco

Artículo “La crisis del Régimen fascista ha madurado” 
extraído del libro Por dónde empezar

La crisis provocada para dar paso a Juan Carlos y a fin de ligarlo definitivamente a la obra criminal del fascismo (y eso hasta en los mas mínimos detalles), ha dado como resultado lo que, adelantándose a los acontecimientos, la clase dominante pretendía evitar: LA MADURACIÓN DE LA CRISIS POLÍTICA DEL RÉGIMEN QUE DESDE HACE TIEMPO VENIA GESTÁNDOSE.

Como sucede siempre en circunstancias parecidas, este hecho ha motivado algunos cambios en la relación de las fuerzas políticas, y ello de forma que sólo puede acrecentar las dificultades de los monopolistas y fascistas y beneficiar a la clase obrera ya otros sectores populares.

Por fin se ha revelado el “secreto” que envolvía la nueva política de la oligarquía, viniendo a quedar demostrado que con esa política no pretenden otra cosa MAS QUE PERPETUAR EL RÉGIMEN, “institucionalizar” el fascismo para después de Franco, abriendo las puertas a todos los que estén dispuestos a sacrificar, incluso las más tibias aspiraciones de grupo, en el altar de los intereses monopolistas de la minoría detentadora del poder. De ese modo, si todavía quedaban algunos ilusos que, arrastrándose, esperaban un gesto de “buena voluntad” que los pusiera a cubierto de su colaboracionismo, la sucesión (de hecho) de Franco ha terminado por agriarles la fiesta, induciéndoles a adoptar posiciones más “radicales” .

Recordemos la formación del bloque oligárquico-reformista a raíz de la eliminación de Carrero, y cómo, poco después, ese reagrupamiento de fuerzas antipopulares recibió el respaldo oficial con el programa del “12 de febrero”. Recordemos el delirio que ese programa produjo en las “familias” políticas “liberales” del régimen congregadas, ya entonces, en torno al gobierno Arias. Las bendiciones del Episcopado a los nuevos propósitos no han cesado desde entonces, y lo mismo se puede decir de las salvas de mentiras y las reverencias lacayunas con que fue saludado por el revisionismo y mantenidas hasta hace apenas unos días. Verdaderamente, después del bombazo y de la intentona golpista de la “ultraderecha”, aquel programa “aperturista” no era para menos. Así se explica también el alboroto “liberal” de los últimos meses.

Pero una vez más la agravación de la crisis económica y el desarrollo impetuoso de las luchas obreras y populares que ella, y los constantes crímenes del fascismo, traen consigo, han tirado por tierra los planes de la oligarquía ROMPIENDO EL BLOQUE formado a partir del 20 de diciembre.

Este hecho tratan de ocultarlo los fascistas y “liberales, al tiempo que arremeten unos contra otros. Más no por eso pueden ocultar la verdadera causa de la ruptura haciendo alusiones veladas a la cuestión de la “interinidad”. Efectivamente, la sucesión en vida de Franco por Juan Carlos, pero sin las prerrogativas de aquél, ha dejado bien sentado el papel que en el futuro va a jugar tan siniestra criatura y el que les está reservado a la comparsa de políticos “liberales” manejados, todos ellos, por la cuadrilla de banqueros, terratenientes, generales y obispos que imponen su ley desde el Consejo Nacional fascista.

“Rebelándose” contra esa función, verdaderamente lacayuna, y previendo el hundimiento inevitable de la podrida nave fascista, los “liberales” y el grupo de Carrillo al fin se han decidido a saltar de ella con el claro propósito de salvarla del naufragio poniéndole algunos parches “democráticos”. Sin embargo, no por eso estos “demócratas” de última hora van a lograr mejores resultados que hasta el presente.

Si antes de iniciada la crisis económica y del consiguiente auge de las luchas revolucionarias de masas, todavía especulaban con un gobierno de reformas y articularon a tal fin la política demagógica del llamado “pacto para la libertad”, una vez iniciada la crisis y cuando comenzó a dibujarse sobre el horizonte el negro porvenir que el desarrollo de las luchas populares vaticinan para el mantenimiento del régimen fascista y capitalista, todos comenzaron a replegarse en torno al desarrollo, al mayor fortalecimiento y continuidad del régimen. Obediente a esta ÚNICA salida que les queda a los monopolistas para hacer frente al movimiento de masas en ascenso, ha estado la camarilla revisionista hasta hace apenas unas semanas, en que Carrillo se desgreñaba por convencer de que su grupo ni tan siquiera tenía la pretensión de imitar a sus compadres de Portugal, sino que sólo pedían un lugar “bajo el sol”, puestos burocráticos en el régimen desde los que poder proseguir su tradicional política sin que fueran descubiertos. Pero eso ha resultado mucho pedir, dada la escasa influencia con que cuentan entre las masas estos vendidos.

Es por eso por lo que ahora Carrillo y sus compadres “liberales” sacan a la luz un nuevo programa, semejante, en algunos aspectos, al de “participación ” lanzado antes por nuestra Organización.

Saludamos esta “iniciativa”, pues ello demuestra la aguda crisis abierta en el seno del régimen y la fuerza que comienza a tomar el movimiento popular encabezado por la vanguardia marxista-leninista. Esto supone la confirmación de una tendencia, ya irreversible, que ha de conducir al fascismo a la tumba y al triunfo definitivo y en toda la línea de las fuerzas populares.

No se nos pasan por alto los fines que persigue la “junta” recién inaugurada en torno al nuevo programa de “oposición”. Repetimos lo que ya señalamos en nuestra declaración de marzo pasado: para la lucha contra el fascismo “NO HAY TERRENO INTERMEDIO: O CON EL PUEBLO, BOICOTEANDO LAS MANIOBRAS, LAS INSTITUCIONES Y TODAS LAS MEDIDAS POLÍTICAS DEL RÉGIMEN (…) O CON EL FASCISMO; O CON LOS LUCHADORES POR LA LIBERTAD O CON SUS MAS ENCARNIZADOS ENEMIGOS”. El boicot sistemático, activo y general al régimen, el mayor aislamiento de éste y el impulso de la lucha decidida por las conquistas, por la imposición de las libertades y por el mejoramiento de las condiciones de vida de las masas, todas éstas son cosas INSEPARABLES. Ese y sólo ése es el camino que nosotros propugnamos y que, con toda seguridad, ha de imponerse en todas partes sobre la base de la organización y unidad combativa de la clase obrera.

Quienes traten de desviar la lucha de esos objetivos, quienes pretendan escamotear las aspiraciones y necesidades más sentidas en estos momentos por las masas, nos encontrarán siempre al otro lado de la barricada.

(DECLARACIÓN DEL COMITÉ DE DIRECCIÓN)

Publicado en BANDERA ROJA

nº 50 -1ª Época, 15 de agosto de 1974


					
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s