Así prepararon su Transición. Discursos de Franco y Juan Carlos. (1 de 2)

francoy rey desu mano

 

(1 de 2)
FRANCISCO FRANCO:
“…el Reino que nosotros, con el asentimiento de la nación, hemos establecido, nada debe al pasado; nace de aquel acto decisivo del 18 de julio, que constituye un hecho histórico trascendente que no admite pactos ni condiciones… Se trata, pues, de una instauración y no de una restauración, y sólo después de instaurada la Corona en la persona de un Príncipe comienza el orden regular de sucesión…”
(1969, Madrid, Mensaje al Pleno Extraordinario de las Cortes proponiendo a Juan Carlos la sucesión a la Jefatura del Estado a título de Rey).
ENTREVISTA CON JUAN CARLOS DEL DIRECTOR DE LA AGENCIA EFE:
¿No cree su Alteza que la Monarquía pudiera resultar una institución anacrónica en la era espacial que vivimos?.
—Mire, honradamente no creo que haya instituciones antiguas y modernas, sino eficaces o ineficaces… En el caso concreto de España, no olvidemos que a través de los siglos, nuestra Monarquía sirvió para una continuidad del Estado y de la unidad nacional, que sólo tiene parangón en contadísimos países. Quizá pueda afirmarse que sólo pudo comenzar a peligrar la integridad y soberanía de España en los años en que se oscureció nuestra institución monárquica. Todo esto, sin duda, es lo que hizo pensar al Generalísimo Franco en la conveniencia de contar con la institución monárquica al trazar el marco legal de la España de hoy. Cuando este propósito legal se ha visto refrendado repetidamente por el asentimiento popular, creo que resulta difícil pensar en anacronismos…”
(Madrid, 7 de enero de 1969)
DISCURSO DE JUAN CARLOS:
Estoy profundamente emocionado por la confianza que ha depositado en mí Su Excelencia el Jefe del Estado… Formado en la España surgida el 18 de julio, he conocido paso a paso las importantes realizaciones que se han conseguido bajo el mando magistral del Generalísimo… Mi aceptación incluye una promesa firme que formulo ante Vuestras Excelencias, para el día en que tenga que desempeñar las altas misiones para las que se me designa, dedicando todas mis fuerzas no sólo al cumplimiento de mi deber, velando por que los Principios de nuestro Movimiento y Leyes Fundamentales del Reino sean observados, sino también para que, y dentro de esas normas jurídicas, los españoles vivan en paz y logren cada día un creciente desarrollo, en lo social, en lo cultural, y en lo económico”.
(23 de julio de 1969, Madrid, Discurso de aceptación de la Sucesión a la Jefatura del Estado).
DISCURSO DE JUAN CARLOS:
“Plenamente consciente de la responsabilidad que asumo, acabo de jurar, como Sucesor a título de Rey, lealtad a Su Excelencia el Jefe del Estado y fidelidad a los Principios del Movimiento Nacional y Leyes Fundamentales del Reino. Quiero expresar en primer lugar, que recibo de Su Excelencia el Jefe del Estado y Generalísimo Franco, la legitimidad política surgida el 18 de julio de 1936… España, en estos últimos años, ha recorrido un. importantísimo camino bajo la dirección de Vuestra Excelencia… El haber encontrado el camino auténtico y el marcar la clara dirección de nuestro porvenir son la obra del hombre excepcional que España ha tenido la inmensa fortuna de que haya sido, y siga siendo por muchos años, el rector de nuestra política… A las Cortes españolas, representación de nuestro pueblo y herederas del mejor espíritu de participación popular en el Gobierno, les expreso mi gratitud… Mi General: desde que comencé mi aprendizaje de servicio a la Patria me he comprometido a hacer del cumplimiento del deber una exigencia imperativa de conciencia. A pesar de los grandes sacrificios que esta tarea pueda proporcionarme, estoy seguro que mi pulso no temblará para hacer cuanto fuere preciso en defensa de los Principios y Leyes que acabo de jurar”.
(23 de julio de 1969, Madrid)
JUAN CARLOS A LA HERMANDAD DEL MAESTRAZGO:
“La tradición que vosotros representáis es cada día más importante que sea mantenida en lo fundamental. Es posible que sea necesario modificar formas y elementos accesorios, pero lo esencial debe permanecer y ésta ha de ser la gran tarea que debéis realizar; mantener los valores espirituales del alma hispana procurando que sean cada vez más firmes y defenderlos con tesón, arrojo y desinterés”.
(1 de diciembre de 1969, Madrid)
JUAN CARLOS EN EL ALMUERZO DE LA DIPUTACION DE BARCELONA:
“Me hago intérprete de todas las personas que están aquí para transmitir esas palabras de afecto y adhesión al Jefe del Estado… Quisiera que os uniérais para levantar la copa, por España y por nuestro Jefe del Estado, Francisco Franco”.
“Me hago intérprete de todas las personas que están aquí para transmitir esas palabras de afecto y adhesión al Jefe del Estado… Quisiera que os uniérais para levantar la copa, por España y por nuestro Jefe del Estado, Francisco Franco”.
(12 de enero de 1970, Barcelona)
PALABRAS DE JUAN CARLOS A LA GUARDIA DE FRANCO:
“Habéis jurado servir a España; yo también; habéis jurado fidelidad a los Principios del Movimiento y a las Leyes Fundamentales; yo también; habéis jurado lealtad a Franco y a lo que Franco significa; yo también; queréis para España el esfuerzo continuado que le asegure su grandeza y su libertad; yo también quiero lo mismo”.
(10 de febrero de 1970, Madrid, en la clausura del Consejo General de la Guardia de Franco)
DISCURSO EN BELCHITE:
“Me hemos querido terminar nuestro viaje a Zaragoza sin venir a la ciudad mártir de Belchite, donde las palabras se hacen pequeñas ante la grandeza de espíritu de los héroes que sucumbieron pava defenderla. Esta tierra, regada con sangre española, hace de Belchite una Iección permanente. En las ruinas de esta ciudad y en el Belchite nuevo, de la paz, se simboliza la España de hoy, surgida después de tantos sacrificios, para que la Patria encaminara de nuevo su glorioso destino. Aquí murieron, como en tantos lugares de la Patria, lo mejor de nuestras juventudes, encuadradas eh unidades del Ejército, Banderas de Falange y Tercios de Requetés unidas por unos ideales que en lo fundamental nos hermanan a todos. Esta unidad en los Principios Fundamentales la tenemos que mantener siempre, como tantas veces nos ha repetido el Generalísimo, para hacer una Patria cada vez más justa y mejor, en la que todos los españoles trabajamos para asegurar a nuestros hijos un futuro próspero, con bienestar, libertad y orden. Con nuestra oración por los Caídos, la promesa de que todos trabajaremos para defender lo que con tanto sacrificio hemos conseguido”.
(13 de octubre de 1970, Zaragoza)
Recogido de la revista CRASH nº 7, de mayo 1979
Mañana la segunda parte
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s