De Bujarin a Gorbachov

gorbachov

El autor anticomunista Stephen F.Cohen publicó en 1973 una biografía elogiosa de Bujarin, presentándolo como “el último bolchevique”. Es muy chocante ver como un anticomunista convencido´¡”lloró el fin de Bujarin y del bolchevismo ruso”! (Cohen pg.381). Y lo es Cohen por colocar “fuera de propósito” un pensamiento de otro adepto de Bujarin, Roy Medvedev: “El estalinismo no puede ser considerado como el marxismo-leninismo de tres decenios. Fue la perversión que Stalin introdujo en la teoría y la práctica del movimiento comunista. El proceso de purificación del movimiento comunista, de eliminación de las capas de suciedad estalinista no está aun terminado” (Cohen pg.382).

Así es como Cohen y Medvedev, estos dos anticomunistas, presentan la política leninista seguida por Stalin, como una “perversión” del leninismo y ellos, los adversarios irreductibles del comunismo, proponen “¡la purificación del movimiento comunista!” Claro que se trata aquí de una táctica perfectamente puesta al día después de decenios: cuando una revolución ha triunfado y se ha consolidado, sus peores enemigos se presentan como los defensores más firmes de la “revolución auténtica” y…contra los dirigentes que han “traicionado el ideal de partida”. Sin embargo, hay que remarcar que esta tesis de Cohen y Medvedev ha sido retenida por prácticamente todos los comunistas krushevianos. Incluso Fidel Castro, influido por las teorías de Kruschev, no escapa siempre a esta tentación. Y, está claro que la misma táctica ha sido utilizada por los propios especialistas norteamericanos…contra la revolución cubana.

Desde 1961, la CIA lanzó una ofensiva por la “defensa de la revolución cubana” contra “el usurpador Fidel Castro” que “la había traicionado”. En Nicaragua, Eden Pastora entró al servicio de la CIA para defender “el programa original del sandinismo”. Yugoslavia ha sido, desde 1948, el primer país socialista que viró hacia el bujarinismo y el trotskismo. Tito recibió el apoyo decidido de los Estados Unidos. Después, las teorías titistas se infiltraron en la mayor parte de los países de la Europa del Este.

En el curso de los años 70, el libro de Cohen “Bukharin and the bolshevik Revolution”, publicado por el socialdemócrata inglés Ken Coater, presidente de la “Bertrand Russel Peace Foundation”, ha servido de base a una campaña internacional por la rehabilitación de Bujarin, que unió a los revisionistas de los PPCC italiano y francés, a los socialdemócratas -desde Pélican hasta Gilles Martinet- y, seguro, que a las diferentes sectas trotskistas. Estas mismas corrientes apoyaron a Gorbachov hasta el dia de su caída. Todos estos anticomunistas se unieron durante los años 70 para rehabilitar a Bujarin, el “gran bolchevique” a quien Lenin llamó “el niño querido del Partido”. Todos afirmaron que Bujarin representaba una “alternativa” bolchevique al estalinismo y algunos lo proclamaron el precursor del eurocomunismo (Affaire Bouhkarine, Blanc et Kaisergrüber. Ed. Maspero, 1979, p.11 y 16).

En 1973 ya la orientación de toda esta campaña ha sido dada por el anticomunista declarado, Cohen: “Las ideas y la política de estilo bujarinistas han sido devueltas a la vida. En Yugoslavia, Hungría, Polonia y Checoslovaquia, reformadores comunistas se han convertido en abogados del socialismo de mercado, de una planificación y de un crecimiento económico equilibrados, de un desarrollo evolucionista, de la paz civil, de un sector agrícola mixto y de la aceptación del pluralismo social y cultural en el marco de un Estado de partido único” (Cohen p.384). “Si los reformadores tienen éxito en la creación de un comunismo más liberal, un socialismo de rostro humano, la visión de Bujarin y el orden del tipo de la NEP que defendió, pueden aparecer, después de todo, como la verdadera prefiguración del porvenir comunista o alternativa al estalinismo después de Stalin” (Cohen p.386).

Gorbachov, apoyándose sobre las “experiencias de vanguardia” de los países de la Europa del Este en el curso de los años 60, 70, también adoptó el viejo programa de Bujarin. Inútil es añadir que Cohen fue acogido y aclamado en la Unión Soviética de Gorbachov como un gran precursor del “nuevo pensamiento” y de la “renovación del socialismo”.

OTRA MIRADA SOBRE STALIN; Ludo Martens – De Bujarin a Gorbachov pg.232-234

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s