La madre de todos los fraudes científicos

descarga

 

Juan Manuel Olarieta

En biomedicina hablar de la FDA, la agencia estadounidense que legaliza los alimentos y los fármacos, es como para los cristianos hablar de la Virgen María, madre de Dios, que concebía sin ningún pecado. Ambas son figuras sagradas, más allá de cualquier clase de dudas. Si algo está refrendado por la FDA, para un científico y para un médico es como la palabra de dios para los creyentes. Un salvoconducto.

Sin embargo, la FDA no es más que un organismo político. Forma parte del aparato del Estado tanto como el Pentágono, la Casa Blanca o la CIA. ¿Qué cabe esperar de un organismo así? Para defender la virginidad de la FDA, los científicos se abstienen de exponer su carácter político. También se cuidan de no hablar del origen de sus fondos, la mayor parte de los cuales proceden de las grandes multinacionales farmacéuticas. La FDA es pura ciencia y nada más que ciencia.

Es el zorro que tiene encomendado cuidar de las gallinas. La FDA tiene que vigilar a las farmacéuticas, pero son ellas las que pagan el 75 por ciento de sus gastos. Por eso hace la vista gorda, porque quien paga manda. Una gran parte de los fraudes científicos tienen ahí su origen y hay que volver a recordar que en materia de salud lo de menos es que el conocimiento, las investigaciones o las teorías sean absurdas. Lo realmente importante son las personas a las que recetan remedios avalados por ese tipo de organismos.

La FDA inspecciona cada año centenares de laboratorios en los que se llevan a cabo ensayos clínicos de nuevos tratamientos y remedios farmacológicos. También revisa centenares de estudios científicos publicados que avalan dichos ensayos, de los que una parte son erróneos e incluso fraudulentos.

Sin embargo, la FDA no comunica a los médicos o científicos los errores y fraudes que detecta, por lo que pasan como fiables a formar parte del acervo teórico, induciendo a prácticas aberrantes de la medicina.

Pero lo verdaderamente serio es que la FDA ha hecho la vista gorda ante los fraudes que ha detectado. Desde los años cincuenta las vacunas contra la polio aprobadas por la FDA estaban contaminadas por el virus SV40 procedente de los monos. A pesar de las advertencias en tal sentido, las vacunas se siguieron administrando de forma masiva en todo el mundo, de tal manera que la presencia del virus se ha detectado en un 10 por ciento de la población de Estados Unidos en la actualidad, incluso entre niños a los que no se les administró aquella vacuna (1). En lo sucesivo el virus de los monos se seguirá propagando entre los seres humanos de generación en generación.

En dos artículos publicados en febrero (2) y abril (3) de este año, el profesor de periodismo de la Universidad de Nueva York Charles Seife, ha denunciado que entre 1998 y 2013 la FDA identificó 57 ensayos erróneos o falsos, pero sólo alertó acerca de tres de ellos.

“Cuando la FDA descubre fraudes o errores -dice Seife- no informa al público, ni a las instituciones médicas, ni tampoco a la comunidad científica, que los resultados de esos ensayos no son dignos de confianza. Al contrario. Durante más de un decenio, la FDA ha tenido una tendencia a ocultar los detalles de esos fallos. Eso ha llevado a que nadie descubra nunca qué datos son falsos, qué experimentos son dudosos y qué medicamentos podrían ir al mercado sobre la base de resultados falsos. En varias ocasiones, la FDA ha ocultado las pruebas del farude científico, no solamente del público, sino también de sus consejeros científicos más fiables, en el momento mismo en el que debían decidir sobre la presencia en el mercado de un nuevo medicamento”.

Seife no se limita a denunciar las manipulaciones de la FDA sino que sostiene que al menos en un caso la falsificación de las investigaciones ha conducido a la muerte de un enfermo en el marco de un experimento en el que se comparaban distintos tipos de quimioterapia. El profesor reconoce que para localizar los fraudes no hay que ir muy lejos. Basta echar un vistazo a cualquier documento de inspección de la FDA.

Notas:

(1) Michael E. Horwin: A cancer causing monkey virus from FDA-approved vaccines, en Albany Law Journal of Science & Technology, vol. 13, 2003,http://www.sv40foundation.org/CPV-link.html

(2) Research Misconduct Identified by the US Food and Drug Administration,http://archinte.jamanetwork.com/article.aspx?articleID=2109855

(3) Are Your Medications Safe?,
http://www.slate.com/articles/health_and_science/science/2015/02/fda_inspections_fraud_fabrication_and_scientific_misconduct_are_hidden_from.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s