Un tercio de la población española está en riesgo de pobreza

5624027a0722e

 

La tasa de población en riesgo de pobreza o exclusión, que se mide con el indicador europeo AROPE, alcanzó en 2014 un nuevo máximo histórico en España, con 13,6 millones de personas afectadas, el 29,2 por ciento de los habitantes del país, según el informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN), que monitoriza la evolución.

Este indicador cruza datos oficiales como los ingresos por cabeza en el hogar, el nivel de privación de bienes y servicios o la intensidad en el empleo para calcular el riesgo de exclusión. Los resultados para 2014 revelan que la tasa de riesgo aumentó casi dos puntos, cuando 790.801 personas cayeron en esta situación de vulnerabilidad.

Desde 2009 el aumento ha sido del 4,5 por ciento con especial incidencia en la infancia, pues el 35,4 por ciento de los niños de España están ya en riesgo (31,9 por ciento en 2013); y en la juventud, con un 36,4 por ciento de la gente entre 16 y 29 años en riesgo de pobreza y/o exclusión, once puntos más que un año antes.

Cuando se trata ya de situación de pobreza, el informe refleja que el 22,2 por ciento de la población, 10,3 millones de personas, la sufre. Entre menores de edad, llega al 30,1 por ciento tras subir un 3,4 por ciento en un año, tocando así “la tasa más alta de pobreza con respecto a los grupos de edad desde que se calcula este indicador”.

Sobre este asunto, la EAPN incide en la necesidad de ayudas directas por hijo a cargo, una medida que tienen todos los países de la UE menos seis, los seis, precisamente, con las tasas más altas de pobreza infantil y entre los que se encuentra España.

No hay diferencias notables entre géneros en los niveles de pobreza, pero sí entre nacionalidades. La tasa entre los extranjeros de fuera de la Unión Europea llega al 55,4 por ciento, el triple que entre los españoles (18,4 por ciento).

De estos 10,3 millones de personas que se encuentran en la pobreza, 3,2 millones, el 6,8 por ciento de la población total, la padecen en su forma severa, con menos de 332 euros de ingresos al mes por persona en su hogar, motivo por el que desde la EAPN insisten en que hay que tomar medidas estructurales que vayan “de abajo a arriba”, como un sistema de rentas mínimas que ayude a estas personas a despegar y a la vez, dinamice la economía.

Además, hay 3,3 millones de personas que afrontan una privación material severa, casi un 3 por ciento más que en 2009. Se trata de ciudadanos cuyas rentas quizá les sitúen estadísticamente por encima del nivel de pobreza relativa, pero no pueden afrontar un gasto imprevisto (42,6 por ciento), mantener caldeada la casa (11,1 por ciento) o que tienen retrasos en el pago de los recibos de su vivienda (11,7 por ciento).

En este contexto, las familias con hijos son las más perjudicadas y en particular, las monoparentales (que en España en su mayoría son de una mujer con sus hijos). El 53,33 por ciento de estos hogares padecen privación material severa, frente al 29,2 por ciento del resto. La infancia (9,6 por ciento) y la juventud (8,7 por ciento) son los grupos de edad más afectados.

El último de los indicadores que analiza AROPE es la baja intensidad en el empleo, entendida ésta como trabajar de media menos de dos horas al día. En esta situación está el 17,1 por ciento de la población menor de 60 años en España, 6,1 millones de personas, con más incidencia en Canarias (28,1 por ciento), Andalucía (27,4 por ciento) y Ceuta (26,2 por ciento).

“Este indicador sigue empeorando pese a que se dan cifras generales de crecimiento de empleo porque los empleos que se creran son de baja calidad”, ha afirmado Susías, para recordar que en España el 14,1 por ciento de los trabajadores son pobres” porque sus ingresos están por debajo del umbral de la pobreza.

“De los pobres con empleo se hablaba en Estados Unidos en el año 2000 y aquí se decía que no iba a pasar porque la legislación nunca lo permitiría. Pues ya estamos avanzando en esa dirección. No es la economía, es la política”, ha añadido Juan Carlos Llano.

Según el informe, “los que peor lo tienen” son las personas que padecen estos tres factores de desigualdad: baja intensidad en el empleo, pobreza y privación material severa. Se trata de algo más de un millón de personas que “se encuentran en la peor situación económica y social posible”, que “no pueden satisfacer sus necesidades básicas, no tienen empleo ni prácticamente ingresos”.

El resultado del avance de AROPE trae consigo un aumento de la desigualdad. En España, segundo país más desigual de la Unión Europea, el 20 por ciento más rico y el 20 por ciento más pobre están separados por siete puntos de distancia, frente a los cinco de brecha media que hay en el resto de los Estados miembros. Además, el 10 por ciento que más tiene acumula la cuarta parte de toda la riqueza nacional. “Eso es desigualdad, lo mires como lo mires”, ha dicho Susías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s