Cuatro policías acusados de secuestrar y torturar a un detenido

aviles

El fiscal solicita penas que van desde los dos a los ocho años y medio de cárcel para cuatro policías locales de Avilés acusados de cometer una detención ilegal y, posteriormente, torturar al secuestrado en mayo del año pasado. Los policías actuaron por venganza porque el secuestrado quemó la cazadora del hijo de uno de ellos.

Según el relato de la fiscalía, dos de los policías acusados se acercaron a la víctima que se encontraba en una parada de autobús de Avilés. Le dijeron que estaba detenido por su comportamiento con el hijo de un compañero y, sin leerle los derechos, le introdujeron en el coche policial, con el que le llevaron a una nave abandonada.

El secuestrado fue “increpado, insultado y amenazado” durante el traslado por uno de los policías que, posteriormente, le sacó fotos con un móvil de frente y de perfil, mientras le profería amenazas junto a un tercer policía que llegó después.

Uno de los policías que participó en el secuestro permaneció en el coche y no hizo nada para impedir el delito de sus colegas. El fiscal pide para él tres años de prisión por el delito de detención ilegal y otros tres años y medio de prisión por el de torturas.

El colega que también participó en el secuestro se enfrenta a las mismas penas, además de dos años de prisión por el delito de amenazas graves.

Al tercer policía le imputan los delitos de tortura y amenazas graves, con una petición de tres años y medio de prisión y otra de dos años y medio de prisión por el delito de amenazas graves.

Tras realizarle las fotos, los policías locales llevaron al secuestrado a la comisaría de la Policía Local y posteriormente a la Policía Nacional, trayectos durante los cuales el policía que le insultó anteriormente siguió haciéndolo.

En las dependencias de la Policía Nacional fue custodiado por los mismos policías locales que le habían amenazado antes. Más tarde se sumó un cuarto policía, el padre del chico al que le había quemado la cazadora.

“Le dijo que era el padre del chico al que le había quemado la cazadora y que “si quería, que se la chupara a él”, amenazándole reiteradamente. En un momento dado intentó agredirle, lo que impidieron los otros policías”, explica el relato del fiscal. El fiscal le pide dos años de prisión.

Posteriormente, el policía que le había hecho fotos al secuestrado con su móvil sacó su arma, extrajo una bala del cargador y tras preguntar al secuestrado su nombre de pila, le dijo que “era para apuntar su nombre en esa bala”, llegando a empuñar el arma a la vez que decía: “Sé bueno, si no, ya sabes”. Durante ese tiempo entró un quinto policía de la Policía Local, que profirió igualmente insultos y amenazas, que no ha sido identificado.

Cuando el detenido fue trasladado para declarar, el policía que le había amenazado y que no había participado en la detención, le dijo “de la que te has librado hoy, anda con cuidado, que nos tienes contentos a toda la Policía Local de Avilés”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s